PARROQUIA CATEDRAL SAN BENITO DE PALERMO

La Parroquia Eclesiástica San Benito de Palermo fue creada por Decreto Episcopal por +Monseñor Juan Carlos Mogollón Fernández. Obispo Diocesano para la Iglesia Antigua Prelatura Apostólica de San Andrés, el 16 de abril del año 2017, siendo su primer párroco Fray Urbano de Jesús Zambrano Sánchez OSB-MSW. desde la fecha hasta enero de 2019, año en que es designado Fray Sabino Amadeo Gómez Chacón OSB-MSW. como su nuevo párroco. La parroquia está ubicada en la parte alta de la comunidad de Mocotíes y comprende las comunidades de Mocotíes, el barrio San Isidro y el Plan de San Isidro, El Quebradón y la Loma de la Virgen, con una población de unos dos mil habitantes, aproximadamente.

Desde la parroquia se presta atención a la comunidad de Vista Hermosa, una población pequeña pero con el deseo de ser atendidos, por los momentos, una vez al mes. De igual manera, se atiende la Comuna 16, ubicada en la ciudad de Mérida, en la Comunidad de Campo de Oro. Ésta es una organización gubernamental al servicio de la población.

ELEMENTOS DESCRIPTIVOS DEL LUGAR

Estas comunidades poseen características predominantemente rurales, porque sus habitantes viven del cultivo de la tierra, en pequeñas extensiones (conucos), cría de ganado vacuno, aves de corral, conejos, entre otros. Muchos de ellos acuden a la ciudad de Mérida para desarrollarse laboralmente en instituciones y empresas ubicadas en las diferentes zonas urbanas de la ciudad. Es importante destacar que el Barrio San Isidro y el Plan poseen características de barrio (zona semi-urbana, con casas de construcción no planificada, con veredas o calzadas de cemento y tierra y en zona de ladera o falda de montaña, lo que hace difícil su acceso a través de transporte vehicular). En general, toda la parroquia es de difícil acceso, ya que no existe posibilidad de transporte automotor, por lo que el trabajo pastoral debe hacerse a pie, superando caminos escarpados, muy húmedos y resbaladizos.

CARACTERÍSTICAS DE LA POBLACIÓN

Es una población conformada por el 30% de personas nativas del lugar. El otro porcentaje está constituido por personas procedentes de los Pueblos del Sur del Estado Mérida, de Colombia, de los llanos venezolanos, entre otros. En su mayoría se conocen entre ellos, siendo positivo, pero a la vez, trae consigo las dificultades propias que surgen de las relaciones humanas distorsionadas (enemistades entre familias), lo que puede ser un elemento a considerar para el Trabajo Pastoral en esas comunidades. En general, el talante de los habitantes es gente cercana, sencilla, humilde, afectuosa; algo desconfiada y recelosa ante personas desconocidas (muy propio de los habitantes de las zonas de altas montañas andinas).

TRABAJO PASTORAL

Se viene realizando un trabajo pastoral desde hace, aproximadamente, siete años. En sus comienzos, el trabajo consistía en la Celebración de la Eucaristía en casas particulares, donde la comunidad solicitaba el Servicio Religioso. Esto permitió que la comunidad fuese conociendo el Ministerio o el servicio que presta la Iglesia Católica Antigua. 

La capilla San Benito de Palermo, aunque es propiedad de una de las familias de la comunidad, se ha constituido en el punto central de la Parroquia para las celebraciones de la Eucaristía, la catequesis, ordenaciones diaconales y presbiterales, toma de ministerios de nuestros seminaristas, entre otros.

Con el correr del tiempo, las comunidades de la Parroquia se han ido abriendo más en la confianza con la Iglesia y, a la vez, la Iglesia ha ido ganando terreno en la atención Pastoral a través de las Celebraciones de la Eucaristía, sobre todo, en los tiempos litúrgicos fuertes de Cuaresma, Semana Santa, Adviento y Navidad, siendo en estas temporadas su mayor participación y en las temporadas bajas, muy poca su presencia. 

En este momento se presta el servicio de Celebración Eucarística dominical en la capilla de San Benito de Palermo, en el Quebradón (aquí se rota cada domingo el lugar de la Misa por las diversas casa de las familias del lugar) y en el Plan de San Isidro, donde se cuenta con un pequeño espacio que es prestado por un vecino de la comunidad para Celebrar la Eucaristía y cuando éste no está disponible, se celebra en la casa de alguno de los vecinos.

Otro servicio que se está prestando es con los niños, por medio del Grupo Samaritanos. Se dedica toda una formación humano-cristiana para que los niños se acerquen más y se enamoren de Jesús de Nazaret. La vivencia dentro del Grupo Samaritano va facilitando el recibimiento de los sacramentos de la Comunión y de la Confirmación, a medida que van aprendiendo desde la teoría y la práctica la experiencia de las obras de misericordia por medio de un trabajo procesual, dinámico y recreativo.

Las Celebraciones de la Eucaristía en casa de los vecinos que lo solicitan para funerales, cumpleaños, agradecimientos por la salud, quince años, entre otros, las realizamos con el fin de atender la pequeña comunidad familiar que se une, junto con sus amistades, para orar a Dios, presente en el Milagro Eucarístico y luego, proyectarlos a la gran Celebración de la COMUNIDAD de comunidades, es decir, los domingos buscamos la manera de juntarlos a todos en la máxima COMUNIDAD para participar todos como en un solo cuerpo. 

También se atienden a los enfermos, haciéndolos partícipes de la Sagrada Comunión. Se están realizando las visitas a los hogares para conocer sus necesidades y animarlos a la participación eclesial desde su propia condición. Podría decirse que estamos en una fase de diagnóstico de la comunidad y de retomar el trabajo con el equipo de pastoral existente, con la finalidad de llevarlos hacia una vivencia de Comunidad Eclesial de Base, ya que son miembros de la asociación civil de la Prelatura de San Andrés.

El trabajo pastoral se realiza en el siguiente horario:

Santa Misa dominical:

Mocotíes: 09:00am

San Isidro: 11:00am

El Quebradón: 05:00pm

Vista Hermosa: Una vez al mes, a la 11:00am

Comuna 16: Una vez al mes, según su plan de trabajo.